Demografía

El abandono: Consecuencia no prevista de la política de hijo único en China

La situación demográfica de China es una realidad que ha merecido muchos estudios y que hoy en día representa grandes retos.  En este blog se han escrito algunos artículos al respecto (por ejemplo:  “China, un gigante con los pies de barro” y  “China: 30 años después de la política del hijo único”)  haciendo ver el peligro que ha corrido el sistema de seguridad social  y el desequilibro de sexos cada vez mayor.

El caso de China ha sido comentado en ACEPRENSA en el mes de enero, afirmando que el hijo único no puede sostener a ambos padres.  El abandono que sufren muchos ancianos es una consecuencia de la política del hijo único que los Gobiernos chinos no supieron prever cuando la implantaron y cuya solución quieren hacer recaer sobre los hombros de aquellos que no son más que el fruto de su gestión: los hijos únicos.  Actualmente, el gobierno decidió hacer uso de la ley para recuperar a la fuerza la costumbre del cuidado de los mayores. Los ancianos que se sientan abandonados podrán acudir a los tribunales para exigir que sus hijos vayan a visitarles más a menudo.

El hecho de que exista una población mayor tan alta, tiene implicaciones en el campo de la salud pues hay una proliferación de casos de demencia senil.  En Shanghai se estima que hay 120.000 personas con Alzheimer (u otras formas de demencia) sin haber instituciones suficientes preparados para atender esta necesidad.   La dificultad se agrava por el denominado “problema 4-2-1” al que tienen que hacer frente los hijos únicos de padres sin hermanos: hacerse cargo en solitario de dos padres y cuatro abuelos.

Actualmente pareciera que el Gobierno chino se replantea un cambio de rumbo en esta cuestión, después de tomar conciencia de los resultados que ha producido con esta política.  Los proyectos piloto, que están a punto de empezar en 2011, permiten un segundo hijo por familia si al menos un cónyuge es hijo único. Pekín, Shanghái y otras cuatro provincias harán lo mismo en 2012. La adopción a nivel nacional de la nueva política se espera para el año 2013 o 2014.

Para los países de Latinoamérica la evolución y consecuencias de la política demográfica en China sirven de aviso de precaución  Si bien no se han implementado políticas tan fuertes como la del hijo único de manera explícita, se ha impuesto, de un modo indirecto, la creencia de que a menos hijos mayor riqueza (paradigma que se ha demostrado erróneo) y también se ha penalizado social y culturalmente a las familias que tienen varios hijos, en especial a las madres.

Autor Beatriz Castillo

Más artículos de Beatriz Castillo

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.