Familia

Estudio propone crear políticas que concilien el trabajo con la maternidad

El 21 de febrero la Fundación Acción Familia  hizo la presentación pública de su estudio Mujer e igualdad de trato. Análisis de la maternidad en la Unión Europea, dirigido por Dña. Mª Teresa López López,cuyo objetivo es dar a conocer la situación de la maternidad en la Unión Europea. Del análisis estadístico que se lleva a cabo se desprende que se trata de un colectivo sometido a una doble discriminación, cuyo origen está en el hecho de ser mujer y ser madre.

El estudio hace referencia a la igualdad de trato que debe haber entre hombres y mujeres, reiterando a la vez tomar conciencia de las diferencias indiscutibles entre ambos. No se puede negar que hombres y mujeres somos idénticos en capacidades, derechos y obligaciones, pero no lo somos en nuestras realidades biológicas. Buscar o fomentar actuaciones idénticas y obligar a tener los mismos comportamientos a todos –hombres y mujeres- es un objetivo poco acertado además de imposible de alcanzar. Las acciones a favor de la igualdad deben respetar, e incluso proteger, las desigualdades que nos vienen dadas por nuestra propia naturaleza, entre las que se encuentra la maternidad.

El análisis estadístico muestra que las mujeres europeas están siendo empujadas a renunciar a la maternidad y a la tradicional expresión utilizada por algunos autores del doble sí: que muchas mujeres digan sí a la maternidad y sí al trabajo, ya no es una realidad. Los datos facilitados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) y Eurostat (Oficina Europea de Estadística), demuestran que un 51% de las mujeres que pueden trabajar no tienen hijos y una de las principales razones aludidas es la falta de conciliación laboral y familiar.   Jornadas laborales prolongadas, rígidas y con falta de sensibilidad por parte de la industria y algunas otras razones más, son motivo de peso para no querer tener hijos.

Recientemente FADEP publicó su estudio sobre “Reseñas de políticas públicas que afectan a la familia en Guatemala“, en el cual se da a conocer una situación similar a la anterior, al no haber tampoco una conciliación del trabajo con la maternidad para la mujer. El estudio menciona que además del horario laboral establecido, las mujeres, deben ocuparse de las tareas de la casa e, incluso, de actividades para suplir las carencias vinculadas a la salud, el medio ambiente, la educación o la vivienda, lo que se traduce en una doble o triple jornada de trabajo con las respectivas consecuencias sobre su tiempo de descanso, su salud y sus oportunidades. Las mujeres, además, se encargan del cuidado de los hijos  y de las personas ancianas y enfermas. Todo ello constituye trabajo no remunerado del cual el hombre socialmente queda excluido.

Ante ello el estudio propone generar de un entorno favorable para que las personas puedan cumplir sus funciones familiares y compatibilizar el trabajo doméstico de las mujeres con su trabajo remunerado, especialmente en el caso de las familias en mayor riesgo de caer en la pobreza. Lo cual requerirá una mayor armonización de esfuerzo de las propias familias, las empresas y el Estado.

Los gobiernos deben buscar mecanismos que contribuyan a que la maternidad no se convierta en un obstáculo para que la mujer desempeñe un trabajo remunerado, y que tampoco el ejercicio de un trabajo remunerado sea un obstáculo para el ejercicio de un derecho básico como la maternidad.

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.