Familia

FADEP se adhiere a declaración por la familia

Cimagenon ocasión del XX aniversario del año internacional de la familia a celebrarse en el 2014, entidades internacional  firman un declaración en favor de la pormoción de dicha insitución humana.

La declaración fue patrocinada por 21 entidades internacionales, y a la misma se han adherido también inicialmente 151 organizaciones de 59 países habiendo sido firmada por 333 representantes de organizaciones de la sociedad civil, académicos y políticos de 73 países.

FADEP se ha sumando a está iniciativa considerando que estamos convencidos que la institución familiar es un importante factor para el desarrollo de los pueblos, y que las sociedades únicamente pueden constituirse solidamente cuando hay familias fuertes en la cuales se sustenten.

A continuación citamos la declaración:

Los abajo firmantes, representantes de las organizaciones de la sociedad civil, académicos y políticos,
 
Afirmando el derecho a fundar una familia, tal como lo describe el art. 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos,
 
Reconociendo que, por ser los componentes básicos y esenciales de las sociedades, las familias tienen un papel crucial en el desarrollo social; que sobre ellas recae la responsabilidad primordial de la educación y socialización de los menores, así como la de inculcar los valores de ciudadanía y pertenencia a una sociedad; y que proporcionan atención y apoyo material e inmaterial a sus miembros, ya sea a los niños, a las personas mayores o a quienes padecen una enfermedad, protegiéndoles de la adversidad de la mejor forma posible [1],
 
Recordando que la función de protección social que cumplen las familias es especialmente importante en tiempos de mayor incertidumbre y vulnerabilidad, cuando a las familias les resulta cada vez más difícil cumplir esas múltiples tareas y hacer frente a todas las responsabilidades a que se enfrentan [2],
 
Destacando que las políticas centradas en el mejoramiento del bienestar de las familias han mostrado su valiosa y eficiente contribución a diversas áreas del desarrollo social, y que el logro mismo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio depende de la manera en que se empodere a las familias para que contribuyan a la consecución de esos Objetivos [3],
 
Expresando la voluntad de colaborar estrechamente y de forma coordinada con el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas en las cuestiones relacionadas con la familia, incluidos los preparativos para la celebración del XX aniversario del Año Internacional de la Familia [4],
 
1. Dan la bienvenida a la convocatoria de Naciones Unidas para celebrar el próximo aniversario, en 2014, del Año Internacional de la Familia, haciendo notar que ofrece la oportunidad de revisar las políticas orientadas hacia la familia como parte de las iniciativas de desarrollo en general [5], apoyando su propósito de responder a las dificultades con las que se enfrentan las familias y a continuar guiando las iniciativas nacionales que benefician a las familias en todo el mundo [6] e integrando la perspectiva de la familia [7] a través de la introducción de un informe o evaluación de impacto familiar como un componente destacado e inexcusable del proceso legislativo;
 
2. Urgen a los Estados miembros a mejorar y fortalecer la perspectiva familiar en el proceso legislativo a todos los niveles, teniendo en cuenta el impacto de las políticas sociales y económicas en las familias; a desarrollar, promover y poner en práctica políticas centradas en el mejoramiento de las condiciones de vida de las familias, de forma que puedan ser sostenibles, resulten asequibles y tengan la suficiente calidad; y a empoderar a las familias y reconocer su función para la cohesión social y el desarrollo económico [8];
 
3. Invitan a los Estados Miembros a reconocer el derecho de las familias a percibir los recursos y la asistencia social suficientes, así como el de vivir de forma compatible con la dignidad humana, recordando que se trata de un aspecto de especial trascendencia para las familias monoparentales, numerosas y de inmigrantes; a desarrollar, promover y poner en práctica políticas que acaben con la pobreza infantil a través de la erradicación de la pobreza familiar; a promocionar políticas sociales, económicas y educativas destinadas a prevenir la transmisión intergeneracional de la pobreza; y a promover la aportación de servicios integrados para las familias y de políticas y prácticas fiscales centradas en el mejoramiento del bienestar de las familias, incluyendo los beneficios fiscales en bienes y servicios destinados a los productos y servicios para la primera infancia;
 
4. Solicitan a los Estados Miembros que reconozcan y difundan el valor de reconciliar familia y trabajo en la economía y la sociedad; que desarrollen, proporcionen y difundan permisos de paternidad y maternidad con la suficiente duración, financiación y flexibilidad; que promuevan el desarrollo de las competencias y los sistemas de aprendizaje a lo largo de todo el transcurso de la vida familiar y de los periodos de transición, para facilitar el retorno al mercado de trabajo; y que incrementen el diálogo y la colaboración entre los legisladores y las demás partes interesadas, incluyendo a las familias, las asociaciones familiares, el sector empresarial, los sindicatos y los empleadores, de forma que puedan desarrollarse y consolidarse las políticas y las prácticas desarrolladas en el lugar de trabajo que estén centradas en el mejoramiento del bienestar de las familias [9];
 
5. Alientan a los Estados Miembros a facilitar la solidaridad intergeneracional, las relaciones de pareja y familiares de calidad, los programas de ayuda a los padres, la educación infantil de alta calidad y otros servicios auxiliares que ayuden a las familias; a promover y desarrollar medidas activas que contribuyan al bienestar psicológico de los menores y jóvenes, según la situación de cada familia; a prevenir la violencia, las adicciones y la delincuencia juveniles; a promover la transición de la educación a la vida laboral, así como la estabilidad económica de los jóvenes, de forma que pueda facilitarse la formación y estabilidad de la familia, especialmente para los que tienen recursos socioeconómicos frágiles; y a promover y desarrollar políticas públicas relativas al apoyo a los mayores de la familia, especialmente en las situaciones de especial necesidad, como sucede en los casos de Alzheimer u otras enfermedades semejantes [10].

[1] Cfr. Informe del Secretario General sobre el Seguimiento del décimo aniversario del Año Internacional de la Familia y necesidades futuras, 29 noviembre 2010, A/66/62-E/2011/4, n. 3. Cfr. Resolución sobre Preparativos y celebración del vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia, 28 noviembre 2012, A/C.3/67/L.12/Rev.1.
[2] Ibidem, n. 4.
[3] Ibidem, n. 10.
[4] Cfr. Resolución del ECOSOC sobre los Preparativos y celebración del vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia, 30 agosto 2012, E/RES/2012/10.
[5] Cfr. Informe del Secretario General sobre los Preparativos y celebración del vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia en 2014, 11 noviembre 2011, A/67/61-E/2012/3, n. 57.
[6] Ibidem, n. 4.
[7] Cfr. Resolución sobre Preparativos y celebración del vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia, 28 noviembre 2012, A/C.3/67/L.12/Rev.1., n. 1.
[8] Cfr. Encuentro Europeo del Grupo de Expertos sobre “Afrontar la pobreza familiar y la exclusión social; asegurar la conciliación entre trabajo y familia; promover la integración social y la solidaridad intergeneracional en Europa” (Bruselas, 6 – 8 junio 2012), Recomendaciones para las partes interesadas.
[9] Ibidem.
[10] Ibidem.

 

 

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.