FamiliaIniciativas

Los jóvenes, la familia y la VIII Cumbre de las Américas

El pasado sábado 20 de enero llevamos a cabo, junto a Asociación La Familia Importa, AFI, un tanque de pensamiento con jóvenes que buscaba discutir la temática de la VIII Cumbre de las Américas: “Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción”. El objetivo era hacer una propuesta concreta desde la visión de la familia como pilar del desarrollo sostenible y del programa regional anti-corrupción.

La jornada tuvo una duración de 5 horas, aproximadamente, y durante la misma los jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir aportes, debatir posturas y entablar diálogos sobre posibles soluciones para fortalecer a la institución familiar como base fundamental en la lucha contra la corrupción. El tanque de pensamiento tuvo resultados muy valiosos, como lo fue la declaración final, considerando que incluía a jóvenes de diferentes contextos y con ideas distintas sobre la realidad del país, la sociedad y la región latinoamericana.

A continuación la declaración final, Rumbo a la VIII Cumbre de las Américas:

Declaración -Rumbo a la VIII Cumbre de las Américas-

Los jóvenes de Guatemala vemos con preocupación el impacto negativo de la corrupción no sólo en las instituciones públicas del país sino en el diario vivir de todo el pueblo latinoamericano.  Por esta razón, representando a la juventud, nos hemos reunido para crear una propuesta que le haga frente al problema de la corrupción y fortalezca la gobernabilidad democrática de nuestra sociedad. Consideramos imperante señalar que un desarrollo auténtico para la región latinoamericana requiere colocar en el eje central de las políticas públicas a la familia. Al vivir en un país donde la corrupción ha alcanzado a todas las esferas del poder público y nos ha hundido en un pozo de desánimo e impotencia, proponemos prestar atención a temáticas específicas que sin duda alguna serán útiles para promover y reforzar la gobernabilidad democrática frente al grave problema de la corrupción.

Nuestra propuesta se centra en el fortalecimiento de la familia abordando los siguientes puntos:  

  • Conciliación familia-trabajo: Uno de los problemas más frecuentes en nuestro país es la concentración de la industria y fuentes de trabajo en las zonas urbanas. Considerando que la centralización de los espacios de desarrollo laboral y la centralización de las oficinas públicas afectan directamente las relaciones familiares creemos conveniente promover la  descentralización de los espacios de desarrollo laboral y entidades públicas para facilitar la conciliación familia-trabajo. A través de la descentralización de estos espacios se promueve la inversión en el área rural, evitando así la desintegración temporal del núcleo familiar, mejorando la comunicación y el tiempo en familia. Es urgente que los Estados promuevan una conciliación entre familia y trabajo brindando las herramientas necesarias para que ésta exista. Además, es de suma importancia que se trabaje en la multiplicación de las oficinas públicas en el área rural ya que este factor afecta el ámbito laboral siendo muchas veces determinante para el acceso a un empleo digno.
  • Creación de una política pública de fortalecimiento a la familia: La corrupción es un problema social que tiene múltiples y varias causas por lo que se necesita una solución con múltiples y varios actores. No sólo el Estado es el encargado de fortalecer la institución social de la familia, se necesita el apoyo y seguimiento de sectores importantes tales como: líderes comunitarios, maestros, iglesias, entre otros; algo determinante para la lucha contra la corrupción. En esta batalla por la democracia y la gobernabilidad debemos alcanzar y asegurar la participación de todos los sectores, iniciando con la familia como la fuente de valores universales, continuando con la educación como refuerzo del aprendizaje de los valores y terminando con la aplicación de estos valores en todos los ámbitos sociales de la vida del ser humano.
  • Fortalecer y promover las escuelas para padres: La clave para el desarrollo de una sociedad se encuentra en la educación. Es por eso que consideramos se deben fortalecer y promover las escuelas para padres con un enfoque en valores. Si bien estas iniciativas ya existen en Guatemala, consideramos que no se les ha brindado la atención o recursos necesarios para llevar a cabo la enseñanza y  capacitación de padres de familia en temas de educación familiar y formación ciudadana. Una familia educada es un multiplicador del conocimiento y fuente de tradición, pero si no hay educación no puede haber formación; mucho menos transformación.

Al resaltar a la familia como la institución social clave para el auténtico desarrollo integral de cada persona, de la sociedad y por ende de nuestro país y la región, podemos prevenir, contrarrestar y evitar la corrupción en las distintas esferas de la sociedad.

Guatemala de la Asunción, enero de 2018.

 

 

Puede acceder al documento final aquí.

 

Autor María Renée Estrada

Más artículos de María Renée Estrada

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.