Familia

Malta aprueba el divorcio

En los primeros días de junio, en un referendum realizado en Malta, el 52% de los votantes se pronunció a favor  de permitir la disolución del matrimonio legal. Con ello, este país dejó de ser el único de la Unión Europea que no permitía el divorcio. Los votantes de Malta respondieron a la pregunta de si el parlamento debería introducir una nueva ley que permitiera a las parejas obtener el divorcio después de cuatro años de separación. Anteriormente, las parejas únicamente podían solicitar una separación legal a través de los tribunales o tratar de que la propia Iglesia concediera la nulidad. Una tercera opción era divorciarse en el exterior, lo que después debía ser validado en Malta.

Una vez que la ley del divorcio sea aprobada por el parlamento, Filipinas junto al Estado del Vaticano seran los únicos lugares en donde no está permitido el divorcio.

Para algunos, lo sucedido en Malta abre la brecha de nueva era para este país, que según ellos parecía que estaba en la “edad oscura”. Sin embargo, como hemos mencionado anteriormente en FADEP estudios reflejan que el divorcio no beneficia a la persona, si no que es el matrimonio lo que ayuda al desarrollo mental y físico de los niños y padres.

Según se ha comprobado, es más efectivo el desarrollo de una persona que vive en una familia funcional, es decir, con su madre y padre biológicos o adoptivos, dentro de un matrimonio estable. El desempeño académico y social de un niño está estrechamente relacionado a la estructura de la familia en que vive y ello es importante para la calidad del capital humano y social; tanto su estabilidad psicológica y salud como las de sus padres se relacionan estrechamente a familias fuertes y honorables, cuyas virtudes trascienden en la productividad de los trabajadores y las finanzas del gobierno.

Los gobiernos deben impulsar políticas familiares que promuevan la unión familiar y no su desintegración. El matrimonio es una cuestión de derecho natural, que por su trascendencia debe ser protegido por las leyes civiles y no desprotegido al facilitar su disolución.

 

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.