Familia

Una revisión del libro “Cheap Sex”

El nuevo libro del sociólogo Mark Regnerus, “Sexo barato: la transformación de los hombres, el matrimonio y la monogamia” dibuja cuidadosa y profundamente un mapa de prácticas y preferencias sexuales entre los estadounidenses de 25 a 34 años. Para ello, depende en gran medida de bases de datos, investigadores y estudios bien aceptados, así como de historias personales recopiladas en la investigación cualitativa, todas las cuales proporcionan a los lectores el recurso más confiable que tenemos, hasta ahora, sobre este tema.

Los esfuerzos para comprender y abordar diversos fenómenos observados en el territorio del sexo, el matrimonio y la crianza de los hijos son abundantes en estos días. Muchos de nosotros estamos preocupados por estas tendencias, mientras que otros las consideran como neutras o positivas, que sólo necesitan ser manejadas adecuadamente para preservar la elección sexual mientras evitan el daño. Estos incluyen la disminución de “citas”, sexo más casual, aumento de la convivencia, retraso en el matrimonio, altas tasas de maternidad no matrimonial y altas tasas de uso de pornografía. Si uno está preocupado por estos acontecimientos, o simplemente desea gestionarlos para asegurar una noción particular de la libertad, el libro de Regnerus es la lectura obligatoria.

La importancia del libro se ve reforzada por el hecho notable de que su primer “endosante” es Anthony Giddens, el sociólogo más célebre del siglo XX, y autor del hito, The Transformation of Intimacy. Regnerus se apoya en la obra maestra de Giddens, que en 1992 describió y predijo relaciones sexuales alteradas en un mundo donde el sexo no está vinculado a la procreación. Al mismo tiempo, Regnerus documenta otras alteraciones y sus causas y -a diferencia de Giddens- presta atención cuidadosa y sostenida a las consecuencias negativas presentes y futuras de la nueva dispensación sexual.

En “Cheap Sex” (o Sexo Barato), la tesis de Regnerus es que los actos sexuales se han vuelto “más baratos”: más “ampliamente accesibles, a un menor costo” para todos, que en ningún otro momento de la historia humana “porque (mediante la anticoncepción y el aborto) el embarazo puede ser terminado antes del nacimiento. Además, los hombres tienen que hacer menos “cortejo” para tener acceso al sexo, y la sexo-masturbación solitaria – “ahora es alcanzable a través del uso de pornografía digital, para imitar el acto sexual de una manera más “realista” que antes.” Él propone que son tres avances tecnológicos los que han facilitado el sexo barato: la anticoncepción, pornografía y citas en línea (lo que hace que la adquisición de sexo barato sea más “eficiente”). Concluye que el sexo barato “inunda el mercado” y tiene “una profunda influencia en cómo los hombres y las mujeres estadounidenses se relacionan entre sí, que a su vez se ha derramado en otros dominios”.

Esta tesis, a su vez, depende de la afirmación de que hombres y mujeres participan en el “intercambio” de comportamiento con respecto al sexo. Él documenta esto exhaustivamente, mostrando que los hombres y las mujeres tienen diferentes impulsos sexuales, preferencias y permisividad, con los hombres, en promedio, quieren más sexo que las mujeres. Un ejemplo que él da: las mujeres generalmente nunca pagan a hombres por sexo. Las mujeres tienen lo que los hombres desean en este sentido, y por lo tanto son “guardianas” del sexo; en una relación consensual, el sexo comienza cuando las mujeres deciden que debería. Anteriormente, cuando las mujeres dependían de la provisión económica de los hombres, las mujeres generalmente tendían a negar el sexo para asegurar el compromiso y el matrimonio. Hoy en día, siendo las mujeres al menos el 50% de la fuerza de trabajo y más del 50% de los graduados universitarios, hay menos razones para retener el sexo. El sexo simplemente se vuelve “menos consecuente”. De hecho, debido a que las mujeres son más escasas en el “mercado del sexo”, pueden tener un “precio” más alto y sentirse muy deseadas y apreciadas -al menos por un corto tiempo. También perciben cada vez más que si quieren una relación romántica más larga y, finalmente, el matrimonio, tal vez tendrían mejor consentimiento para el sexo para iniciar el proceso. En el “mercado del matrimonio”, entonces, los hombres son más escasos, sobre todo porque no tienen restricciones de fertilidad de las mujeres.

—-
Traducción del texto publicado por The Institute for Family Studies: “Mapping the New Mating Market: A Review of Cheap Sex“. Recuperado el 28/08/2017 del sitio web: https://ifstudies.org/blog/mapping-the-new-mating-market-a-review-of-cheap-sex

Siguiente Artículo

Autor María Renée Estrada

Más artículos de María Renée Estrada

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.