Salud

La verdad sobre la homosexualidad

Recientemente, la Asociación Nacional para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad (NARTH) publicó un estudio que analiza los 125 años de estudios científicos y la experiencia clínica frente a la homosexualidad. Por años, la Asociación Americana de Psicología y otras entidades de salud mental, han insistido en que no se debe de proveer de asistencia piscológica a quellos que sufren de atracciones sexuales del mismo sexo no deseadas, basándose en que no existe evidencia científica que la  orientación sexual pueda ser cambiada a través de terapias; que cualquier esfuerzo por cambiar la orientación sexual puede ser dañino y conducir a sentimientos como odio a sí mismos.

Ante ello, NARTH ofrece revisión de más de cien años de evidencia basada en la experiencia, en estudios clínicos y de investigación que demuestran que puede disminuirse la atracción homosexual de las personas y desarrollar su potencial heterosexual. Este informe demuestra tres conclusiones principales:

1.  Las personas con una atracción no deseada del mismo sexo a menudo pueden ser tratadas con éxito

2.  No hay ningún riesgo indebido en los pacientes que reciben este tipo de tratamiento

3.  Como grupo, los homosexuales experimentan condiciones significativamente más altas de problemas de salud mental y física en comparación con los heterosexuales.

Es importante recordar que los seres humanos no nacen homosexuales o heteresexuales, nacen hombre o mujer; y factores externos – familiares, ambientales, sociales y biológicos-  son los que influencian en el desarrollo de determinada orientación.  La homosexualidad no es una condición determinada genéticamente que no puede cambiarse: El Dr. Francis Collins, Director del “Genome Project” ha afirmado que, si bien la homosexualidad puede verse influenciada por factores genéticos, no está determinada por el ADN, lo cual la convierte en una condición tratable y cambiable.  En el caso de los adolescentes, está comprobado que más del 85% de quienes tienen atracciones del mismo sexo adoptarán en último término una orientación heterosexual si no son animados a lo contrario.  La mayoría de los estudiantes presentan confusiones temporales y afirmar que alguien a tan corta edad es homosexual es prematuro y puede ser dañino; científicos han descubierto que el cerebro de un adolescente no madura completamente sino hasta los 23-25 años.

Si desea profundizar más acerca de la investigación realizada por NARTH, puede hacer clic aquí.

Puede también encontrar datos importantes sobre la homosexualidad en la página Facts About Youth, que presenta información de gran utilidad para padres, maestros y educadores en general que hoy en día deben tratar estos temas.

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.