Salud

Mortalidad materno-infantil no es atendida adecuadamente

La semana del 23 de mayo publicamos en FADEP News un artículo haciendo referencia al Informe sobre el Estado Mundial de las Madres, en el cual señalábamos la necesidad de implementar mejores medidas de atención sanitarias a las mujeres embarazadas para disminuir las tasas de mortalidad materno-infantil. Un estudio publicado por la revista médica The Lancet sostiene la misma solución señalando que con medidas relativamente sencillas se podría salvar más de un millón de vidas.

Según este estudio, cada día nacen muertos en el mundo más de 7.300 niños. En el año 2009 el total ascendió a 2,6 millones. Pakistán y Nigeria tienen las cifras de nacidos muertos más elevadas, mientras que Singapur y Finlandia ostentan las más bajas. El 98% de estos casos se da en países de renta baja y media, lo cual indica que el grado de desarrollo resulta determinante . De hecho, el 66% de todas estos casos se concentran en solo diez países; y es que casi 1,2 millones de muertes se producen durante el parto, por falta de cuidados y medios especializados.

The Lancet concluye que, además de las complicaciones en el parto, las otras cuatro causas más comunes de estas muertes son: infecciones sufridas por la madre durante el embarazo, trastornos en su salud (especialmente hipertensión y diabetes), retardo del crecimiento del feto y anomalías congénitas.

The Lancet destaca que, a pesar de las alarmantes cifras, el problema está siendo obviado por la comunidad internacional. Los niños nacidos muertos no aparecen en las estadísticas de la ONU y ni siquiera están contemplados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Incluso dentro de la propia sociedad, sobre todo en países poco desarrollados, se esconden estos casos, culpándose en muchas ocasiones a la propia madre, atendiendo a supersticiones más que a razones médicas.

El hecho de que en muchos países se “escondan” estas muertes o directamente no se contabilicen, complica enormemente la evaluación del fenómeno. Adicionalmente, la falta de estadísticas fiables en los países donde más casos ocurren es –resalta el estudio de The Lancet uno de los principales obstáculos para comprender, y por lo tanto reducir, el problema de los niños nacidos muertos.

A partir de los datos disponibles, The Lancet hace un llamamiento a los gobiernos, la comunidad internacional, organizaciones profesionales, etc. para que se esfuercen en reducir esta mortandad. Según la OMS, que ha colaborado en el estudio, se evitarían más de un millón de muertes con intervenciones relativamente sencillas. Dando cobertura universal por emergencias obstétricas se evitarían 696.000 muertes al año. La detección y tratamiento de la sífilis, la malaria, la hipertensión y la diabetes durante el embarazo reduciría el número en otro cuarto de millón. Otras medidas, como tratar el retardo del crecimiento del feto o provocar el parto cuando se retrasa excesivamente evitaría 159.00 más.

Es necesario que las políticas de salud vayan encaminadas a atacar estos problemas de fondo. La solución, de nuevo queda evidenciado, no es la distribución de preservativos y anticonceptivos, pues en todo caso, si se disminuye el índice de mortalidad materno-infantil, el uso de métodos contraconceptivos no es factor determinante pues hay menos mujeres embarazadas pero las que lo están no son atendidas de forma adecuada y el problema entonces continúa.

Fuente: Aceprensa

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.