Salud

Padres de familia no son fuente de información sobre sexualidad para la mayoría de adolescentes

Sólo el 12% de adolescentes españoles recibe información sexual de sus padres, según un estudio de la Liga Española de la Educación, denominado  Relaciones afectivas y sexualidad en la adolescencia, publicado a finales del año pasadoLos adolescentes han manifestado que sus principales fuentes de información sobre sexualidad  son las charlas en los centros educativos, las amistades e Internet, y un mínimo porcentaje de ellos la recibe de sus padres; un 7% cita la experiencia propia e incluso un 17% de los varones las películas pornográficas.

Más de la mitad de los entrevistados señalaron que en las charlas recibidas en la escuela encontraban la información más útil que tenían sobre sexualidad y cuidados de la salud sexual y reproductiva. En cambio, apenas uno de cada diez entrevistados indicaba informarse sobre sexualidad y cuidados de la salud con sus padres. Por el contrario, alrededor de una tercera parte de los adolescentes que sintieron haber expuesto su salud sexual a algún riesgo, acudieron a su madre y padre en busca de ayuda –aunque en mayor medida recurrieron a la madre.

El estudio, de carácter fundamentalmente cuantitativo, se valió de la aplicación de cuestionarios auto-cumplimentados a una muestra de 657 adolescentes de ambos sexos de 14 a 18 años en Madrid, Zamora, Salamanca, Almería y Jaén.

Los adolescentes son víctimas de una sociedad “cargada de sexo” con unos referentes adultos (padres) que no están incorporando en la educación la salud sexual y reproductiva, ha explicado a Efe la directora del proyecto, María Jesús Eresta.  Vale la pena mencionar que, aunque el citado estudio se refiere a la sociedad española, lo mismo ocurre en Guatemala y la mayoría de los países, pues si bien los padres debieran ser los principales educadores también en materia de sexualidad, muchas veces no se involucran y son los jóvenes y la sociedad quienes pagan las consecuencias.

El estudio concluye reflexionado acerca de las carencias familiares en la formación en salud sexual y reproductiva que tienen una gran parte de adolescentes, lo cual es un motivo de preocupación. Asimismo resalta que debe proveerse de mejores herramientas a las familias –a través de las escuelas de familias, de espacios en los que participan madres y padres en los centros educativos o de los programas implementados desde las organizaciones no gubernamentales– para que mejoren el desempeño de su rol en el ámbito de la sexualidad adolescente.

Si desea profundizar más en el estudio lo invitamos a hacer clic aquí.

 

Autor Maria Pilar Mejicano Merck

Más artículos de Maria Pilar Mejicano Merck

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.