Desde 1989 se estableció el “Día Mundial de la Población” el 11 de julio como una oportunidad para centrar la atención en la relevancia de temas relacionados a indicadores demográficos, desarrollo poblacional y políticas públicas que promuevan el desarrollo de toda sociedad.

El contexto demográfico se encuentra en constante cambio alrededor del mundo, tomando en cuenta los variantes índices de fecundidad, los flujos migratorios, la evolución de la edad media en cada población, etc. Las problemáticas comunes sobre población entre los países no son las mismas que en el año 2,000 y seguramente también cambiarán en las próximas décadas debido a la permanente evolución de la población mundial; lo que demuestra que en este tema, lo único que permanece constante en el tiempo es el cambio.

Se ha convertido popular la idea de que la población mundial está creciendo desmedidamente y que ese crecimiento impide un desarrollo sustentable. Sin embargo, para fomentar un desarrollo sostenible, se deben tomar en cuenta todas las variantes sociales  y, partiendo de ello, generar políticas y programas públicos que aseguren una calidad de vida satisfactoria y equitativa para todas las personas.

En razón de la fecha, es oportuno mencionar algunos indicadores demográficos en la región iberoamericana y en Guatemala:

  • El índice de fecundidad ha descendido de 2.62 en el año 2000 a 2.04 para el 2017; se encuentra ya por debajo del nivel de reemplazo generacional, que es de 2.1. El índice de fecundidad en Guatemala sin embargo, es de 2.92
  • Todos los países de la región han tenido un descenso en los índices de fecundidad en los últimos 40 años; mayormente en Guatemala, Honduras, Nicaragua, México y El Salvador
  • El crecimiento poblacional en la región se ha mantenido constante entre 1975 y el 2017; para Guatemala ha representado un crecimiento de 10.5 millones de personas
  • El 25% de la población iberoamericana es joven (Menor de 15 años), en Guatemala, es el 35.1%
  • El promedio de esperanza de vida en Iberoamérica es de 75.7 años; el promedio mundial es de 72.2 años. Para los guatemaltecos, la esperanza de vida es en 73.7 años

Seguramente, el escenario de la región y especialmente de Guatemala, seguirá su evolución pero para generar un desarrollo sostenible se deben implementar programas sociales y establecer políticas públicas que aseguren el bienestar para toda la población, garantizándoles:

  • Acceso a toda familia a servicios y bienes básicos
  • Oportunidades de desarrollo para la niñez y adolescencia basadas en una educación integral con valores
  • Oportunidades para toda la Población Económicamente Activa de generación de ingresos y empleo
  • Utilización responsable y eficiente de los recursos naturales

Autor Andrea Velásquez

Más artículos de Andrea Velásquez

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.