La Organización de Estados Americanos, ha creado espacios para la participación de la Sociedad Civil de sus 35 Estados Miembros en sus actividades desde 1999. Uno de ellos está incluido en la agenda de la Asamblea General realizada cada año, en la cual se reúnen representaciones de cada Estado con el objetivo de consensuar las disposiciones de la Organización. La relevancia de la participación de organizaciones de sociedad civil en la Asamblea General, recae en la interacción de las mismas con los representantes de la OEA para comunicar sus intereses, exigencias y necesidades para que las mismas sean tomadas en cuenta en las resoluciones acordadas.

El 49 Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA tuvo lugar en Medellín, Colombia, del 26 al 28 de junio. Más de mil representantes de sociedad civil que trabajan en diferentes áreas temáticas de interés para los Estados Miembros de la Organización, se organizaron en coaliciones auto-gestionadas según la afinidad de sus posturas. Cada coalición redactó una breve ponencia para presentarse frente al Secretario General, Actores Sociales y demás representaciones de los Estados miembros.

“En los últimos años, esta Organización ha sido un foro para la discusión y la toma de decisiones respecto de un problema que aqueja gravemente a nuestra región. Nos referimos al flagelo de la corrupción; especialmente la corrupción existente en esta Organización, la que se evidencia cuando las autoridades que la integran, utilizan su posición con abuso de poder, privilegiando sus intereses y objetivos personales para dirigir el curso de la Entidad fuera de los mandatos que le fueron conferidos.”

El anterior es un fragmento de la ponencia de la Coalición “Autodeterminación de los Pueblos y Corrupción Institucional” de la cual FADEP formó parte. La ponencia continúa, expresando los casos en los que las autoridades de la OEA han incurrido en acciones contrarias a sus atribuciones; como ejemplo de ello: los esfuerzos por imponer la ideología de género en las legislaciones nacionales de los Estados americanos, así como presiones para la despenalización del aborto y el financiamiento destinado a estos propósitos ajenos a la voluntad de las sociedades de los Estados de la región.

“Exigimos que cada Estado propicie las condiciones sociales, políticas y económicas para el desarrollo de la familia y la protección de la vida, asegurando así la reconciliación social y la integración multilateral regional a la que todos aspiramos”.

La coalición “Vida y Familia”, en la cual participaron representantes de la Asociación Familia Importa, reiteró en su ponencia la importancia de la promoción y protección de la Dignidad Humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural de cada ser humano; así como como del fortalecimiento de la familia como la institución más importante de toda sociedad. Además, realzó la participación creciente del movimiento en favor de la vida y la familia en Latinoamérica, y su progresiva incidencia en la toma de decisiones en cada Estado y en la región.

“Días atrás en México, fueron arrestadas cuatro madres de familia que exigían el reconocimiento del derecho de educar a sus hijos de acuerdo a sus valores y convicciones; mujeres que libremente asociadas expresaban su rechazo a la Reforma Educativa que las obliga a aceptar la educación ideologizada impartida en escuelas públicas y privadas.”

Dentro de los temas desarrollados en la ponencia de la Coalición “Libertad de Asociación y de Expresión”, se incluyó la objeción hacia las políticas implementadas con el objetivo de injerir en el derecho de los padres de educar a sus hijos según sus principios y valores, interviniendo en su educación para introducir la ideología de género y temas relacionados a la sexualidad, sin abordarse integralmente.

Cada ponencia debía ser presentada en un máximo de tres minutos, los cuales debían ser suficientes para expresar la relevancia de los principales temas en común para los Estados americanos. Específicamente en Guatemala, considerando coyunturas recientes como:

  • Introducción de la Iniciativa de Ley 5376, “Ley para la Protección Integral, Acceso a la Justicia, Reparación Digna y Transformadora a las Niñas y Adolescentes Víctimas de Violencia Sexual, Explotación Sexual y Trata de Personas”, la cual incluía la despenalización del aborto en el país
  • Distribución del manual sobre “Derechos humanos, derechos sexuales y reproductivos y atención a niñas y adolescentes”, que promovía el aborto y las prácticas homosexuales
  • Incidencia en el país de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que recomendaba la legalización de las uniones homosexuales y la atribución a las mismas del derecho a formar una familia

La representación de Organizaciones de Sociedad Civil guatemaltecas que fomentan la conservación de la Dignidad Humana, la familia, y los valores y principios fundamentales de la sociedad, fue imprescindible en la reciente Asamblea General.

En el marco de la Asamblea General, también se presentó el “Informe sobre la Evolución de la Familia en Iberoamérica” coeditado por FADEP, en colaboración con otras instituciones internacionales como un esfuerzo para promocionar la investigación y promover propuestas que involucren aspectos sobre familia y población no solo en Guatemala, sino en la región. El evento se llevó a cabo con la asistencia de representantes de organizaciones que trabajan, así mismo, temáticas sobre familia.

Autor Andrea Velásquez

Más artículos de Andrea Velásquez

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.