El Coronavirus está causando un incontrolable número de contagios alrededor del mundo, sin embargo, el contexto ideal es que no todas las infecciones sucedan a la vez.

Los esfuerzos para contener completamente la propagación del nuevo Coronavirus, la pandemia responsable de infectar a cientos de miles de personas en 130 países con la enfermedad llamada COVID-19, han fallado.

En menos de un mes, el número global de casos confirmados de COVID-19 se duplicó de aproximadamente 75,000 casos el 20 de febrero a más de 153,000 el 15 de marzo. Esa tasa de infección, por más aterradora que parezca, demuestra cuánto el virus se ha propagado, especialmente en las comunidades más afectadas. En Italia, por ejemplo, el país con el peor brote de COVID-19 fuera de China, los casos confirmados se duplicaron de 10,000 a 20,000 en solo cuatro días (11 de marzo al 15 de marzo).

Esta rápida tasa de crecimiento en Italia ya ha llenado algunos hospitales al máximo, obligando a las salas de emergencias a cerrar sus puertas a nuevos pacientes, contratar a cientos de nuevos médicos y solicitar suministros de emergencia de equipos médicos básicos, como máscaras de respirador, en el extranjero. Esta falta de recursos contribuye, en parte, a la enorme tasa de mortalidad de COVID-19 en Italia, que es aproximadamente el 7%, el doble del promedio mundial (3.5), según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Los funcionarios de salud dan por sentado que COVID-19 continuará infectando a millones de personas en todo el mundo durante las próximas semanas y meses. Sin embargo, como muestra el brote en Italia, la tasa de infección de una población marca la diferencia en cuanto a si hay suficientes camas de hospital (y médicos y recursos) para tratar a los enfermos.

En epidemiología, la idea de reducir la propagación de un virus para que menos personas necesiten buscar tratamiento en un momento dado se conoce como “Aplanamiento de la curva”; lo que explica por qué tantos países están implementando pautas de “distanciamiento social”, incluida la orden de “Quedarse en casa”

Esto es lo que necesita saber sobre la curva y por qué queremos aplanarla:

¿Qué es la curva?

La “Curva” de la que hablan los investigadores se refiere al número proyectado de personas que contraerán COVID-19 durante un período de tiempo. (Para ser claros, esta no es una predicción difícil de cuántas personas definitivamente se infectarán, sino un número teórico que se usa para modelar la propagación del virus). Esto es lo que parece:

La curva toma diferentes formas, dependiendo de la tasa de infección del virus. Podría ser una curva empinada, en la que el virus se propaga exponencialmente (es decir, los recuentos de casos se duplican a un ritmo constante), y el número total de casos se dispara a su pico en unas pocas semanas. Las curvas de infección con una subida pronunciada también tienen una caída pronunciada; después de que el virus infecta a casi todos los que pueden infectarse, los números de casos también comienzan a disminuir exponencialmente. Cuanto más rápido se eleva la curva de infección, más rápido se sobrecarga el sistema de salud local más allá de su capacidad para tratar a las personas. Como vemos en Italia, cada vez más pacientes nuevos pueden verse obligados a ir sin camas en los centros de salud de país, y cada vez más hospitales se quedan sin los suministros básicos que necesitan para responder al brote.

Una curva más plana, por otro lado, supone que la misma cantidad de personas finalmente se infecta, pero durante un período de tiempo más largo. Una tasa de infección más lenta significa un sistema de atención médica menos estresado, menos visitas al hospital en un día determinado y menos personas enfermas rechazadas. Para una metáfora simple, considere un baño de oficina. “El baño de su lugar de trabajo tiene pocos puestos”, expresó en Twitter Charles Bergquist, director del programa de radio público “Science Friday”. “Si todos deciden ir al mismo tiempo, hay problemas; si la misma cantidad de personas necesita ir al baño pero se extiende durante varias horas, todo está bien”.

¿Cómo aplanamos la curva?

Como actualmente no existe una vacuna o medicamento específico para tratar COVID-19, y debido a que las pruebas son tan limitadas en todo el mundo, la única forma de aplanar la curva es a través de la acción colectiva. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han recomendado que todas las personas se laven las manos con frecuencia, se aíslen cuando estén enfermos o sospechen que podrían estarlo, y comiencen a “distanciarse socialmente” (esencialmente, evitando a otras personas siempre que sea posible).

Para cumplir estas normas, casi todos los países han cerrado temporalmente los establecimientos educativos, centros comerciales y muchas empresas han aconsejado a los empleados que trabajen desde casa si es posible. Las reuniones sociales, eventos deportivos y cualquier acontecimiento que reúna una cantidad significativa de personas en un mismo lugar, han sido pospuestos o cancelados. Se han extremado las medidas de resguardarse en el hogar a tal punto que se aconseja salir de cada únicamente para obtener artículos esenciales como alimentos o medicamentos.

Entonces, ¿funciona aplanar la curva?

Como lo explica Brandon Spektor, en su artículo para Live Science, esto se hizo en 1918, cuando una cepa de influenza conocida como gripe española causó una pandemia mundial. Para ver cómo se desarrolló, podemos ver dos ciudades de Estados Unidos, Filadelfia y St. Louis, explica Drew Harris, investigador de salud de la población de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia.

En Filadelfia, los funcionarios de la ciudad ignoraron las advertencias de los expertos en enfermedades infecciosas de que la gripe ya se estaba propagando en la comunidad. En cambio, la ciudad avanzó con un desfile masivo que reunió a cientos de miles de personas, dijo Harris.

“En 72 horas, miles de personas en la región de Filadelfia comenzaron a morir”, dijo Harris. Finalmente, unas 16,000 personas de la ciudad murieron en seis meses.

Mientras tanto, en St. Louis, los funcionarios de la ciudad implementaron rápidamente estrategias de aislamiento social. El gobierno cerró las escuelas, limitó los viajes y alentó la higiene personal y el distanciamiento social. Como resultado, la ciudad vio solo 2,000 muertes, una octava parte de las víctimas en Filadelfia. La ciudad, ahora conocida por su imponente Gateway Arch, había aplanado con éxito la curva.

GD Star Rating
a WordPress rating system
GD Star Rating
a WordPress rating system
Coronavirus: ¿A qué se refiere 'aplanar la curva'? y, ¿Funcionará?, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Autor Andrea Velásquez

Más artículos de Andrea Velásquez

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.