¿Por qué celebramos el Día Internacional de la Familia?

Cada 15 de mayo, se conmemora el Día Internacional de la Familia en todo el mundo, ya que, indiferentemente de las variadas costumbres o tradiciones, corrientes ideológicas, prácticas sociales, etc. que caracterizan a una sociedad, en cada una de ellas, la familia es su fundamento.

Nos referimos a la familia como principio básico de toda sociedad, por el inmensurable aporte que representa el entorno familiar, tanto en el desarrollo de cada ser humano, como en el sostenimiento de una sociedad íntegra. Por lo anterior, El Día Internacional de la Familia es una oportunidad para destacar la relevancia de constituir y fortalecer entornos familiares estables, afectivos e idóneos para la convivencia de todos sus miembros.

¿Por qué celebramos a la familia?

Celebramos a la familia... por ser el entorno en el que cada ser humano aprehende valores y principios morales desde temprana edad, los cuales le orientarán en su desempeño personal, profesional y social; fomentando así, sociedades armoniosas.

Celebramos a la familia… por fomentar en cada etapa de crecimiento, los hábitos, destrezas y habilidades útiles para desarrollar plenamente todas nuestras capacidades y así, contribuir a la sociedad.

Celebramos a la familia… por su significativa contribución en la educación de los hijos; es considerada como la principal institución educadora, y el entorno en el que los mismos desarrollan sus capacidades sociales, afectivas, físicas e intelectuales.

Celebramos a la familia… porque un entorno familiar estable, es el ambiente propicio para el bienestar y protección de todos sus miembros, especialmente de los más vulnerables. Es en la familia donde las adversidades y dificultades se enfrentan unidos, fortaleciendo el sentido de pertenencia y de unidad en los padres y sus hijos.

Celebramos a la familia… basada en un matrimonio que refleje la sólida unión de un hombre y una mujer con la finalidad de consolidar un entorno familiar en el que se transmitan y compartan valores y principios éticos; además de fortalecer vínculos afectivos consolidados en confianza, armonía y solidaridad.

Celebramos a la familia… y las diferentes rutinas, costumbres y experiencias que le caracterizan y unen a cada una en sus peculiaridades, recordamos que cada familia está conformada por seres humanos únicos que comparten, en su hogar, las cualidades que les identifican. Cada familia es diferente pero igual de valiosa para la sociedad.

Celebramos a la familia… porque es allí donde, nos desarrollamos como individuos pero no en individualidad, sino en un  hogar en el que se valora el bienestar de todos los miembros de la familia y donde cada uno colabora para el bien de los demás.

Por estas y más razones, celebramos hoy a las familias en todo el mundo y recordamos que, mediante el ejemplo de entornos familiares unidos, la sociedad se desarrolla y progresa.