DemografíaEcologíaIndefinida

El Cambio Climático es una Crisis política, no Reproductiva – Artículo Traducido –

Por febrero 28, 2020 Sin comentarios

El siguiente artículo redactado por Ramin Skibba, resalta la importancia de implementar medidas en cada sociedad con el objetivo de reducir el impacto de las emisiones de carbono que deterioran el medio ambiente. Sin embargo, se ha propuesto reducir el número de hijos por familia como una solución; lo cual, tal como lo explica e autor, es una medida inviable, ya que el agravamiento del cambio climático, evidente en la actualidad, es una problemática económica y política, no demográfica.


 

Las huelgas climáticas lideradas por la activista sueca Greta Thunberg y grupos juveniles de todo el mundo han logrado grandes avances, creciendo rápidamente y llamando la atención sobre el grave dilema climático que enfrentamos hoy. La mayoría de los estadounidenses están preocupados por el cambio climático y buscan que sea un tema prioritario que se aborde en este momento, según una encuesta reciente del Noticiero CBS.

La principal propuesta que surgió sobre el tema, sugería que las personas deberían tener menos hijos; sin embargo probablemente no sea esta la conclusión que a los futuros padres les gustaría creer. Reducir el número de hijos hará poco para descarrilar a los principales impulsores del cambio climático; y, pedirles a los millennials que asuman esa carga, como si el problema fuera su responsabilidad, solo libera de la misma a la industria de los combustibles fósiles.

La idea de renunciar a los niños para mitigar el cambio climático es esencialmente una extensión de los argumentos que exigen que las personas ayuden a salvar el clima cambiando su comportamiento de consumo, por ejemplo, cambiando a bombillas de bajo consumo de energía, instalando paneles solares, comiendo menos carne o comprando autos de bajo consumo de combustible. Pero seguramente tomaría décadas reducir sustancialmente la población mundial al no tener hijos, si ese es un objetivo social alcanzable y deseable, y ya estamos listos para superar el presupuesto mundial de carbono: el nivel de emisiones acumulativas de carbono que resultaría en alcanzando el umbral crítico de 2 grados Celsius de calentamiento, en la década de 2030. El cambio climático es un problema estructural que involucra política y economía, no elecciones personales, y resolverlo requerirá enormes cambios políticos y económicos.

Eso no quiere decir que la población no importe. Más de 11,000 científicos firmaron un documento, que salió a principios de noviembre, argumentando a favor de “transformaciones drásticas con respecto a las políticas económicas y de población”, entre otras cosas, para evitar los peores resultados del cambio climático. Pero cuando se trata de emisiones de carbono, la economía y la población están inevitablemente entrelazadas. Después de todo, son los ricos los que generan la mayor parte de las emisiones de carbono de la Tierra. Según un estudio de 2015, el 10 por ciento más rico del mundo es responsable de la mitad de las emisiones globales. Un estudio más reciente mostró que, incluso entre las personas que hacen un esfuerzo consciente para limitar sus huellas de carbono, las emisiones están estrechamente vinculadas al nivel de ingresos. Entonces, si una familia rica decidiera tener un hijo menos, las emisiones de la familia serían más bajas de lo que serían de otra manera.

Pero un enfoque en la población inevitablemente pone la carga del cambio climático en las espaldas de las personas más pobres y las personas en los países en desarrollo, que tienden a impulsar el crecimiento de la población mundial, a pesar de que no son una causa importante del calentamiento global. Nadie atribuiría el cambio climático a los ugandeses o afganos, a pesar de que las tasas de crecimiento demográfico en esos países se encuentran entre las más altas del mundo. Nadie culparía a los inmigrantes latinoamericanos que contribuyen a la expansión de la población (más lenta) de Estados Unidos. El crecimiento de la población en Estados Unidos no está siendo impulsado por familias de altos ingresos y altas emisiones de carbono que tienen más hijos.

Nuestras elecciones personales no son poco importantes, pero por sí solas no serán suficientes. Aunque un niño menos podría significar menos emisiones de carbono para una familia, apenas se registraría como una falla en las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos, Y también tendría poco o ningún efecto en las emisiones promedio por persona. A nivel mundial, esas emisiones per cápita se han mantenido estables, según los datos disponibles hasta 2014, independientemente de cuántos bebés hayan tenido las personas. Entonces, incluso si todos dejáramos de tener hijos por el clima, no sería suficiente llevarnos al objetivo recomendado por el Panel Internacional sobre Cambio Climático de emisiones netas de carbono cero para el año 2050.

“Un enfoque en la población inevitablemente pone la carga del cambio climático en las espaldas de las personas más pobres y de las personas en los países en desarrollo”.

Los científicos predicen que para fines de siglo, el cambio climático habrá provocado huracanes y tifones más intensos, niveles del mar que se elevarán entre 12 pulgadas y 8.2 pies, y más incendios forestales masivos y sequías extremas. En el mejor de los casos, las medidas humanitarias centradas en la población (políticas como hacer que los servicios de planificación familiar estén disponibles para todos y eliminar las barreras de acceso) podrían retrasar la próxima tormenta de Sandy o Katrina que azota el Este o la Costa del Golfo, o el próximo mega incendio que quema a otra ciudad de California. Pero si todo lo demás es igual, esos desastres cada vez más destructivos aún vendrán.

Esa es probablemente la razón por la cual las organizaciones no gubernamentales centradas en el clima como 350.org y Sunrise Movement no están abogando por menos niños sino por políticas gubernamentales que desacoplan el crecimiento económico de las emisiones de carbono. Es ese acoplamiento lo que ha preocupado a los científicos de que el cambio climático empeore a medida que los países en desarrollo maduren y expandan sus clases medias. Para comenzar, la solución requerirá reemplazar rápidamente los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón con fuentes de energía amigables con el clima, especialmente la energía solar y eólica. La plena realización del desacoplamiento requerirá cambios en toda la sociedad,  en muchas industrias y sistemas de infraestructura, incluidos los sistemas de transporte, la red eléctrica, la agricultura y la vivienda.

Cuando nos bombardean con noticias cada día sobre los efectos perturbadores relacionados con el clima, es natural querer marcar una diferencia de alguna manera. Los cambios políticos y estructurales importantes no son fáciles de lograr, y las personas quieren hacer lo que pueden por su cuenta, incluida la evaluación de los impactos de sus propias acciones. Además, la decisión de tener un hijo puede provocar preocupaciones profundamente personales. Pero el impacto del niño en el cambio climático no tiene por qué estar entre ellos.

“La decisión de tener un hijo puede provocar preocupaciones profundamente personales. Pero el impacto del niño en el cambio climático no tiene por qué estar entre ellos”.

Una obsesión con la población simplemente distrae al elefante en la habitación: permite que gane la industria de los combustibles fósiles. Informes recientes mostraron que el 71 por ciento de las emisiones de carbono se deben a solo 100 empresas. Un tercio de las emisiones mundiales provienen de 20 de esas compañías, todas ellas en la industria de combustibles fósiles. ExxonMobil, BP y Chevron, las tres compañías propiedad de inversionistas que están más arriba en la lista, no les importa si eligen no tener un hijo. Desde 1965, esas compañías han contaminado la atmósfera con el equivalente a más de 100 mil millones de toneladas de dióxido de carbono, y bombearán muchas más en las próximas décadas, ya sea que tengan o no una descendencia. Cada uno gasta decenas de millones de dólares en cabildeo para bloquear las políticas climáticas a nivel estatal y federal cada año. Frente a esa realidad, pedirle a un joven que no tenga hijos por el cambio climático tiene un toque de gas. Las emisiones de carbono en curso en el mundo tienen poco que ver con el útero de una mujer.

Los ambientalistas y defensores de la acción climática quieren proteger y preservar la Tierra para las generaciones futuras, no solo para las actuales. Centrémonos en las causas profundas del cambio climático. Nuestra crisis climática no es principalmente una crisis reproductiva, sino política y económica. Si le apasiona abordar el cambio climático, puede marcar una pequeña diferencia con sus opciones individuales de consumo y reproducción. Pero la mejor opción de estilo de vida que puede hacer para combatir el cambio climático es no renunciar a tener un hijo, es convertirse en un activista climático y criar a su hijo para que también lo sea.

GD Star Rating
a WordPress rating system
GD Star Rating
a WordPress rating system

Autor Andrea Velásquez

Más artículos de Andrea Velásquez

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.